Playa de Papagayo

Playa de Papagayo

Extendiéndose sobre el extremo sur de la isla como un maravilloso pedazo del paraíso en la tierra, la playa de Papagayo de Lanzarote es un escenario de ensueño formado por arenas claras cubiertas por aguas cristalinas de tonos turquesa.

Mirando alrededor, solo se contempla la inmensidad de un panorama prácticamente virgen y desértico en el que el cielo se une con el mar conformando un paisaje de una belleza irreal.

La playa está localizada en la zona protegida del Parque Natural de los Ajaches y su incomparable belleza unida al impresionante entorno que la rodea, hace que suela encabezar el listado de las mejores playas de España.

Papagayo es el lugar ideal para los que buscan libertad en un espacio prácticamente virgen en el que disfrutar de la naturaleza. La playa apenas dispone de servicios, pero en la parte superior encontraréis dos pequeños restaurantes para comer en el caso de que no hayáis llevado comida.

Es importante tener en cuenta que la playa apenas cuenta con zonas de sombra, por lo que, si pensáis pasar todo el día allí y no os queréis quemar, es importante que no olvidéis llevar crema y una sombrilla.

La mejor playa de Lanzarote

La playa de Papagayo no es solo una de las playas más populares de las islas Canarias, sino la mejor playa de Lanzarote. Sus aguas tranquilas resultan ideales para la práctica del buceo, snórkel y natación, y su arena fina es perfecta para dedicarse a no hacer nada.

Cómo llegar a la playa de Papagayo

La única forma de llegar a la playa de Papagayo es en coche. Conduciendo hacia el sur, en Playa Blanca encontraréis las indicaciones hacia una pista de tierra que lleva hasta el aparcamiento de la playa de Papagayo. Se trata de un camino con bastantes baches, por lo que es recomendable circular despacio durante el trayecto, pero podréis llegar sin problemas con prácticamente cualquier coche.

La playa se encuentra localizada en el Parque Natural de los Ajaches, por lo que para acceder es necesario abonar 3 (3,50 US$) de entrada.