La Graciosa

Separada por tan solo un kilómetro de la costa norte de Lanzarote, La Graciosa es un pedazo de paraíso, una isla tranquila y serena de reducido tamaño que permite disfrutar al máximo de la naturaleza en estado puro.

La isla es un oasis de tranquilidad en el que se hace necesario aparcar las prisas y dedicarse solamente a disfrutar. Cuenta con unas dimensiones de apenas 30 kilómetros cuadrados de tierras volcánicas enmarcadas por playas vírgenes bañadas por aguas cristalinas.

La Graciosa cuenta solamente con dos pequeños pueblos de casitas blancas y carreteras sin asfaltar entre los que se reúnen apenas 700 habitantes: se trata de Caleta del Sebo y Pedro Barba.

Qué ver y qué hacer en La Graciosa

La Graciosa es una isla para los viajeros que saben disfrutar del silencio, la naturaleza y la belleza de las cosas sencillas, por lo que lo más recomendable para saborear la visita al máximo es dejar las prisas en el barco y dedicarse a descubrir los encantos de La Graciosa.

Estos son algunos de los puntos de interés más remarcados de la isla:

  • Caleta del Sebo: La capital de La Graciosa es el primer contacto que tienen los visitantes al llegar al puerto. Se trata de la única zona con servicios de la isla, por lo que se pueden encontrar algunas tiendas de alimentación y de alquiler de bicicletas, además de un restaurante y pequeños hoteles y apartamentos.
  • Pedro Barba: A pesar de tratarse del primer asentamiento que se instaló en la isla, actualmente Pedro Barba no cuenta con servicios turísticos y constituye un tranquilo oasis residencial con vistas al Atlántico.
  • Playa de las Conchas: Localizada en el norte de La Graciosa, la playa de las Conchas es un auténtico paraíso con una belleza indescriptible. Está considerada la playa más hermosa de la isla además de una de las mejores playas de España.
  • Playa Francesa: Esta playa de arena blanca bañada por aguas turquesas es la más concurrida de la isla ya que es la más cercana al puerto. Si tenéis poco tiempo para disfrutar de La Graciosa podéis aprovechar el sol al máximo en este hermoso pedazo de costa.
  • Montaña Amarilla: La Montaña Amarilla es uno de los espacios más emblemáticos de La Graciosa además de una de las zonas elegidas por los amantes del senderismo. Si bien la subida a la cima del volcán es una opción muy popular, también resulta interesante explorar las formaciones rocosas que se sumergen bajo el agua para crear sorprendentes fondos marinos.

Cómo recorrer La Graciosa

A la hora de visitar La Graciosa, las opciones más comunes para desplazarse son en bici, a pie, o bien en uno de los pocos vehículos todo terreno de la isla.

Bicicleta

Son muchos los que se deciden a recorrer La Graciosa en bicicleta. Para disfrutar de la isla al completo es necesario disponer de varias horas, siendo recomendable llegar a primera hora de la mañana y abandonarla aprovechando el último barco de la tarde.

Al llegar a la isla encontraréis diferentes puestos de alquiler de bicicletas en los que por 10 (11,80 US$) podréis disponer de una bici de montaña durante todo el día. El recorrido circular tiene una duración de entre 3 o 4 horas, pero la belleza de la isla os obligará a deteneros para disfrutar de sus escarpados acantilados y sus incomparables playas vírgenes durante más tiempo.

​​Coche

La Graciosa es una isla con un entorno natural protegido, por lo que alquilar un coche para recorrerla no es una opción posible. No obstante, podéis utilizar alguno de los vehículos todo terreno que recorren la isla realizando paradas en los principales lugares de interés.

A pie

Más que una forma de recorrer la isla, hacer senderismo en La Graciosa es una excelente forma de hacer deporte y disfrutar de la naturaleza.

Cómo llegar a La Graciosa

La única forma de llegar a La Graciosa desde Lanzarote es en barco. El trayecto de ida y vuelta en ferry tiene un precio de 26 (30,70 US$) y podéis reservarlo directamente a través de la web en este enlace:

Si queréis recorrer la costa de la isla Graciosa en un velero catamarán podéis echarle un vistazo a esta opción: