Mirador del Río

El Mirador del Río es una de las construcciones más emblemáticas de César Manrique, un balcón que se asoma al Atlántico sobre la costa norte de Lanzarote para ofrecer las mejores vistas panorámicas de la cercana isla de La Graciosa.

A principios de los años 70, César Manrique puso su mirada sobre el acantilado de Famara y lo encontró lleno de posibilidades. Después de un minucioso trabajo de planificación y construcción, se hizo la magia para lograr que el edificio se fundiera con el entorno y el Mirador del Río de Lanzarote fue inaugurado en 1973.

La construcción fue bautizada como el Mirador del Río por el brazo de mar que separa La Graciosa de la costa de Lanzarote, una estrecha franja del océano conocida como El Río.

Al igual que el resto de las obras de César Manrique, el Mirador del Río cuenta con su sello personal, esa forma tan característica de acariciar la naturaleza integrando el arte y la arquitectura para moldearla sin modificarla.

El mirador cuenta con una incomparable ubicación sobre el Risco de Famara, por lo que ofrece las mejores vistas de Lanzarote. Al borde del acantilado se puede sentir la brisa del mar mientras se contempla el Parque Natural del Archipiélago Chinijo, con isla de La Graciosa como protagonista.

Interior del Mirador del Río

Accediendo al interior del mirador nos encontramos con amplias estancias abovedadas con grandes ventanales que permiten disfrutar de las vistas al abrigo del sol y del viento. La sencilla decoración está basada en un diseño blanco que se entremezcla con elementos de madera, pequeñas esculturas de hierro forjado y plantas que cuelgan del techo para integrar la naturaleza en la construcción.

Desde la planta superior se accede a las terrazas exteriores, la guinda del pastel. El mirador ofrece un panorama inolvidable. El mar envolviéndolo todo, las montañas y la cercana isla de La Graciosa.

Una obra de arte llena de vida

El Mirador del Río es uno de los principales lugares que ver en Lanzarote y su visita es prácticamente imprescindible, ya que desde allí tendréis la ocasión no solo de disfrutar de una de las mejores vistas panorámicas de la isla, sino de uno de los paisajes más espectaculares del archipiélago canario.

Si tenéis la posibilidad de elegir el día es importante aprovechar un momento lo más despejado posible, ya que en días nubosos o con calima las visitas se reducen notablemente.

Cómo llegar al Mirador del Río

Las únicas formas de llegar al Mirador del Río son en coche o bien reservando una excursión.

La opción más común es desplazarse en coche, ya que la mayor parte de los turistas deciden alquilar un coche en Lanzarote para descubrir la isla cómodamente. Desde el municipio de Haría podréis llegar al Mirador del Río utilizando las carreteras LZ-201 o LZ-202.

Si queréis despreocuparos y descubrir los principales lugares que ver en Lanzarote, podéis reservar el Tour de César Manrique en el que además del visitar el Mirador del Río podréis conocer otros lugares como el Monumento al Campesino, la Cueva de los Verdes, los Jameos del Agua, el Jardín de Cactus o la Fundación César Manrique.

Horario

Adultos: 5 (5,90 US$)
Niños entre 7 y 12 años: 2,50 (3 US$)
Menores de 6 años: entrada gratuita.
Al comprar la entrada combinada con los Jameos del Agua, las Montañas del Fuego, la Cueva de los Verdes o el Jardín de Cactus se obtiene un importante descuento.

Precio

Todos los días de 10:00 a 17:45 horas (durante los meses de verano abre hasta las 18:45).