Castillo de San Gabriel

Castillo de San Gabriel

Asomándose al Atlántico sobre la bahía de Arrecife, el Castillo de San Gabriel es una pequeña fortificación que se construyó en el siglo XVI para proteger la isla de los ataques piratas. Actualmente alberga el Museo de Historia de Lanzarote.

El Castillo de San Gabriel se encuentra localizado en un pequeño islote que se une a la costa de Arrecife por dos puentes. El camino más conocido hasta el castillo pasa por el Puente de las Bolas, un emblemático puente levadizo en el que se colocaron balas de cañón sobre los pilares.

Echando la vista atrás

Originalmente se construyó como una pequeña fortaleza de madera, pero tuvo que ser reconstruido tras el incendio provocado por los ataques de los piratas berberiscos. La segunda construcción, de piedra, fue finalizada en el siglo XVI para convertirse en un importante punto de protección para la isla.

El Castillo de San Gabriel fue declarado Monumento Histórico Nacional en 1972 y entre sus piedras se instaló el Museo de Historia de Lanzarote, el lugar ideal para descubrir los orígenes de Lanzarote.

Qué ver en el Castillo de San Gabriel

El museo cuenta con una colección formada por más de 3.000 piezas de las que solo se expone una pequeña parte. Una vez en el interior del castillo, nos encontramos con pequeñas estancias formadas por gruesas paredes de piedra en las que se narra el pasado de la isla a través de las diferentes etapas de su historia.

Utensilios primitivos, piezas de cerámica, maquetas y numerosos documentos históricos se ponen a disposición de los visitantes para mostrar la evolución de la isla desde sus primeros tiempos hasta su importante crecimiento para convertirse en el importante centro turístico que constituye en la actualidad.

En la parte superior del castillo nos encontramos con una terraza desde la que se obtienen las mejores vistas de la ciudad, mientras que, al otro lado, el océano extiende sus aguas calmadas como un manto que cubre hasta donde alcanza la vista.

Debido al pequeño tamaño del castillo, el número de personas que pueden acceder en cada momento está restringido, pero la visita se realiza bastante rápido, por lo que, aunque os toque esperar, no será demasiado tiempo.

Una de las zonas más bonitas de Arrecife

La visita al interior del Castillo de San Gabriel de Lanzarote no es obligada, pero, si visitáis Arrecife, resulta muy agradable pasear por la zona en la que está ubicado, ya que se encuentra arropado por el corazón de la ciudad y envuelto por la inmensidad del océano Atlántico.

Horario

De martes a viernes: de 10:00 a 13:00 y de 16:00 a 19:00 horas.
Sábados: de 10:00 a 13:00 horas.

Precio

Entrada: 1,80 (2,10 US$)